Actualidad

Memorias de Román Polanski

De niño fue mendigo en el gheto de Cracovia. La ocupación nazi pasó como un torbellino maligno sobre el pequeño Román Polanski que tardaría muchos años en dejar constancia de ello en su película El pianista (2002), con la que ganó la Palma de oro del Festival de Cannes y tres Oscar de la Academia de Hollywood. El suyo no lo pudo recoger por ser prófugo de la justicia americana.

Adolescencia y juventud que se desarrollaron en la estrechez de miras de una Polonia dirigida por la burocracia y, al fin, una vida vagabunda, primero en París y el Reino Unido para recalar, al fin, en los Estados Unidos, donde parecía que su existencia como artista y como persona, había echado raíces definitivas.

No sería así. Un incidente con la justicia norteamericana, le obligaría a un nuevo exilio en Europa siempre con la espada de Damocles de la extradición sobre su cabeza.

Polanksi

A esa vida siempre itinerante, de quietud frustrada, se unen varios sucesos personales de enorme transcendencia y crueldad. El principal de ellos, fue el asesinato de su esposa Sharon Tate, embaraza de ocho meses, y de tres de sus mejores amigos en su residencia californiana.

El suceso ocurrió el 8 de agosto de 1969. Dos jóvenes fanáticas, inducidas por el satanista Charles Manson mataron y mutilaron a cuchilladas a los cuatro . Polanski estaba lejos trabajando y en un momento de gloria cinematográfica tras el estreno de El baile de los vampiros y El bebé de Rosemary (La semilla del diablo, en España).

Siempre me ha parecido que esta película es más profunda de lo que parece y que trata de la competencia entre satanistas adoradores de un diablo maléfico y homicida y los luciferinos, seguidores de Lucifer, un ser de luz tratando de implantar el pensamiento y el amor libre, contra un Jesucristo y su Iglesia, oscurantista y represora con el sexo. Es poco probable que Polanski tuviera esa intención, pero es muy posible que así pensara el escritor Ira Levin, autor de la novela original (…)

Texto escrito por Ramiro Cristóbal.

Si quiere leer el texto completo puede hacerlo en nuestra Hemeroteca,
o suscribiéndose a CineArte y recibirá la revista impresa en su casa cuatro veces al año.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>