Últimos estrenos

‘La Patota’. Lucha, contra viento y marea, de una mujer

Presidida por la cineasta y actriz israelí Ronit Elkabetz, el jurado de la 54a Semana de la Crítica del 68o Festival de Cannes concedió el Gran Premio 2015 a Paulina , del argentino Santiago Mitre. Este segundo largometraje del cineasta ha sido producido por Argentina y coproducido por Brasil, así como por Didar Domehri para la compañía parisina Full House.

La coproducción La Patota , de Santiago Mitre, es un bello homenaje a la determinación y al humanismo en femenino, maravillosamente encarnados por Dolores Fonzi. El incipit de la película, un intercambio verbal cara a cara muy fuerte, el primero de una larga serie, establece el tono: comprendemos ya desde esta primer enfrentamiento con su padre (que sin embargo es cariñoso, comprensivo y está orgulloso hasta del lado rebelde de su hija) que la valiente e íntegra heroína Paulina es intransigente con lo que para ella son sus imperativos categóricos. A pesar de unos estudios brillantes y del puesto de magistrado que la espera, la chica decide embarcarse en una misión humanitaria como profesora en un pueblo rural en el que reina un orden más primitivo, diferente del de las leyes y del derecho que ella conoce y en el que cree.

'Paulina (La Patota)', de Santiago Mitre.

‘Paulina (La Patota)’, de Santiago Mitre.

A su llegada, cuando intenta explicar a los alumnos que ella está a su servicio porque Argentina es una democracia, su idealismo político se basa en la negación. Cuando aquellos a los que ha venido a ayudar le infligen la peor de las cosas, lo que su entorno califica de cabezonería insensata se convierte en una declaración de principios, porque la voluntad humanista que guía sus pasos solo puede trascender la abominación permaneciendo inviolada, absolutamente íntegra.

Su elección es muy consciente y no tiene nada de patológica a pesar del sufrimiento de lo que le sucede (que por otra parte no niega). Aunque comprende la reacción de sus allegados, para ella buscar la venganza sería la renuncia suprema. “No he querido estar aquí, dice, pero lo que ha pasado ha pasado y no tengo la intención de irme”. Mitre rinde aquí un precioso homenaje que honra por su sobriedad y pudor la decisión, poderosa y simple al mismo tiempo, de una heroína cuyo recorrido es la definición misma de la palabra dignidad.

Crítica realizada por Bénédicte Prot.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>