Actualidad

HISTORIA FILMADA DE UNA DUDA TRÁGICA

Ricardo Sastre.

En el verano convulso de 1936, el novelista y filósofo Miguel de Unamuno, Rector de la Universidad de Salamanca y de clara trayectoria socialista, decide apoyar el golpe de estado militar contra la República. Incluso da dinero a los golpistas y escribe a otros intelectuales españoles y europeos presentando a los militares como los salvadores “de la Cultura Occidental”

La ilusión se desvanece pronto. Amigos, discípulos y hasta familiares lejanos son detenidos y fusilados.

Los salvadores de la cultura Occidental se llaman Queipo de Llano y Millán Astray, conocidos por su matonismo; se llaman Francisco Franco y Queipo de Llano, fríamente proclives a firmar sentencias de muerte, verbalmente o por escrito.

De esos meses –hasta la muerte de Unamuno el último día de diciembre de 1936- trata la película de Alejandro Amenábar “Mientras dure la guerra” que se estrena en el Festival de San Sebastián, En palabras del realizador: «Yo acabé el guion hace tres años, fascinado por Unamuno, y no sospechaba entonces la vigencia, la relevancia y la actual recuperación que hay hoy en torno a su figura».

En efecto con menos de tres años de diferencia, el realizador y guionista Manuel Menchón estrenó en el Festival argentino de Mar del Plata, “La isla de los vientos” que describe, fundamentalmente, el exilio de Unamuno en la isla de Fuerteventura.

En ambas películas aparece el momento clave de esta historia de una duda trágica, plasmada el 12 de octubre de 1936 cuando el profesor se enfrentó al general legionario Millán Astray y a los falangistas presentes en el acto de apertura del curso académico de la universidad de Salamanca.

Hay una controversia entre historiadores sobre la magnitud de ese enfrentamiento y sobre si en el curso de esa confrontación el profesor pronunció su famosa frase de “Venceréis pero no convenceréis”. Y añadió:” Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta, pero no convenceréis. Para convencer hay que persuadir, y para persuadir necesitaríais algo que os falta: razón y derecho en la lucha”

En todo caso, Unamuno fue destituido de su cargo y una llamada falangista advirtió a su hijo de que le podía ocurrir “algo desagradable”.

En la película de Amenábar, en la que el actor Karra Elejalde personifica al filósofo, hay también otro episodio doloroso e inútil: la visita que hizo Unamuno a Franco para pedir clemencia por los sentenciados a muerte.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*