Actualidad / Turismo de cine

El Yunque, un bosque de esmeraldas en Puerto Rico

A 50 kilómetros de San Juan, capital de Puerto Rico, siguiendo la carretera número 3, está el Yunque, un gran bosque tupido, húmedo y misterioso en su antigüedad y origen sagrado. Su gama de verdes -del azulado zafiro al verde brillante esmeralda- es un espectáculo único e inolvidable. En él se filmó, entre otras películas, Che, el argentino de Steven Soderberg.

Los indios taínos, habitantes autóctonos de Puerto Rico, lo llamaron Yuque, que quiere decir Tierras blancas, porque su cumbre siempre está cubierta de nubes y lo dedicaron a un dios bueno y generoso que lo convirtió en tierra sagrada. Los españoles lo castellanizaron y lo pusieron Yunque. No es un buen nombre ¿Qué tiene que ver el duro soporte del herrero con un bosque de esmeraldas?

Porque esa es la primera impresión que recibe el visitante del Yunque, apenas traspasa la barrera del Portal, su acceso natural. Los colores de las hojas de la lujuriosa vegetación, generalmente húmeda , refulgen, a la luz del sol caribeño, como piedras preciosas en un gigantesco cofre del tesoro llevado por piratas desaparecidos.

Allí están, como en una delicada paleta de pintor, el verde claro de los helechos gigantes, testigos mudos de un pasado remoto, el verde pálido de las palmas, el verde hierba y el verde brillante del yagrumo, el guaraguao o el laurel sabino y el verde oscuro de los matorrales de la cima del Pico del Toro, el mas alto de la isla con más de 1.000 metros de alto.

el-yunque

En el Yunque está lo más grande y lo más pequeño. Los gigantescos árboles, que pasan de los 40 metros, del bosque de Tabonuco y, salpicando sus hojas de colores verdes y amarillos, casi invisibles y las diminutas ranas coquí, un simbolo de Puerto Rico que a falta de volumen dejan oir, en la noche caribeña, su canto agudo y un poco melancólico.

Internarse en el Yunque es encontrase con la energía de la tierra en estado puro. La naturaleza, que toma mil formas y pugna por cada centímetro de tierra, se mezcla y entrelaza, lenta y poderosamente, indiferente al mundo perecedero que hay unos cuantos kilometros más alla de sus límites. Es como si viniera de tiempos muy anteriores a que el hombre existiera y aun le quedara , por delante, toda la eternidad.

Sin embargo, una observación mas reposada permite descubrir lugares de paso que el tiempo ha abierto, contando con una inteligente ayuda de los responsables de este paraíso natural. Las sendas entre la lujurioso selva berilo verdemar, se salpican y refrescan en regatos y riachuelo, en cascadas como la de La Coca a la que se llega tras unos cuantos kilómetros y una suave subida o a la de La Mina, segundo punto de referencia de este fenómeno natural, en el que las aguas se desbarrancan sobre la piedra cubierta de musgo.

Cuanto más se sube hacia las cumbres de la llamada Sierra de Luquillo (los picos del Toro, del Yunque, del Cacique, del Este, Monte Britton…) , el bosque se ensombrece y la bruma, repleta de humedad, se adueña del paisaje. Antes de llegar hay tres puntos de maravillosas vistas que hay que tener en cuenta: se trata de los miradores de Palo Colorado, de los Picachos y de Monte Britton , cumbre del parque, desde donde, además de poderse ver el propio El Yunque, puede verse el océano Atlántico, el Caribe y gran parte de la isla de Puerto Rico. Cada uno de ellos están colocados en lugares estrategicos y con percepciones impresionantes de los saltos de agua, la vegetación y el conjunto del paisaje, repleto de contrastes. El cuarto Mirador, el del Pico del Yunque sobre la Peña del Yunque, es quizás el que ofrece una panorámica más interesante. (…)

Texto escrito por Ramiro Cristóbal.

Si quiere leer el texto completo puede hacerlo en nuestra Hemeroteca,
suscribiéndose a CineArte y recibirá la revista impresa en su casa cuatro veces al año.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>