Festival de San Sebastián

ROBERTO GAVALDÓN LA ÉPOCA DE ORO DEL CINE MEXICANO TOMA EL FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN

Por Josetxo Cerdán –Director de la Filmoteca Española

Desde hace más de dos décadas el ICAA/Filmoteca Española y el Festival Internacional de Cine de San Sebastián vienen colaborando para la realización de una extensa retrospectiva y un libro monográfico a una destacada figura del cine mundial. Después de haber celebrado durante los últimos años las cinematografías de Muriel Box (2018), Joseph Losey (2017), Jacques Becker (2016), Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack (2015) o DorothyAzner (2014), llega este año el homenaje al director mexicano Roberto Gavaldón (Chihuahua, 1909-Ciudad de México, 1986). En todo este tiempo, se trata de la primera vez en la que el ciclo y el libro se dedican a un director de América Latina.

Formado en los estudios de rodaje a partir de los primeros años de la década de los años treinta del siglo pasado, Roberto Gavaldón es una de las figuras más destacadas de la conocida Época de Oro del Cine Mexicano (1936-1959). Antes de consagrarse como director fue actor, ayudante de dirección, guionista e incluso codirigió hasta cinco títulos antes de enfrentarse de firmar su primera realización en solitario. Más de diez años de formación cinematográfica durante esa primera década de la conocida como Época de Oro del cine mexicano que culminaron con la dirección de La barraca en 1945, una adaptación de la novela homónima del novelista español Vicente Blasco Ibáñez y realizada junto a un elenco de profesionales españoles exiliados en el país debido a la Guerra Civil española. No es, por lo tanto, una casualidad la elección de Roberto Gavaldón como director homenajeado por el festival y la Filmoteca Española en el año que se cumplen 80 años del exilio español, en el que México jugó un papel principal gracias a la generosa política de su presidente Lázaro Cárdenas con los españoles que se vieron obligados a abandonar su país.

La barraca se encumbró como la película mexicana del año al ganar, en la primera edición de los premios de la industria del cine mexicano, hasta 10 Arieles, entre los que se incluyen los de mejor dirección y mejor película. A partir de ese momento la carrera de Gavaldón fue imparable, convirtiéndose en uno de los grandes nombres de la cinematografía del país en las siguientes décadas junto a otros nombres como Julio Bracho o Emilio Fernández. Trabajó con las grandes estrellas hispanas del momento como Pedro Armendáriz, Dolores del Río, María Félix, Hugo del Carril o Arturo de Córdova. Su cine recorrió los principales festivales de la década de los cincuenta: Rosauro Castro (1950), El rebozo de Soledad (1952) o Después de la tormenta (1955) participaron en Venecia; Acuérdate de vivir (1953) estuvo en San Sebastián; Días de otoño (1963) participó en Mar del Plata;Miércoles de ceniza (1958) yFlor de mayo (1959) fueron invitadas a Berlín; mientras que El niño y la niebla (1953), La escondida (1956) yMacario (1960) viajaron a Cannes. En la última etapa de su carrera, Roberto Gavaldón, convertido en una figura cinematográfica mundial, también rodó películas fuera de su México natal, como fue el caso de las coproducciones con España La madrastra (1974)y La playa vacía (1977).

La retrospectiva que organizan ahora ICAA/Filmoteca Española y el Festival de San Sebastián es la más grande que se ha hecho jamás del director hasta el momento, tanto dentro como fuera de México, con una veintena de títulos de los cincuenta y cinco que llegó a realizar el director. Después de una búsqueda sistemática de copias por archivos fílmicos de todo el mundo, se han podido reunir copias de proyección de veinte títulos con la idea de recuperar su legado y mostrar la urgencia por la preservación del legado del cineasta.

La figura de Roberto Gavaldón empezó a recuperarse hace aproximadamente una década cuando tanto la Cineteca Nacional de México como la Filmoteca UNAM empezaron a recuperar y restaurar digitalmente su trabajo. A fecha de hoy son ya más de una decena el número de títulos que han sido restaurados por ambas instituciones, algunos de los cuales se verán ahora por primera vez en España. El ciclo se programará durante el Festival de San Sebastián y luego viajará a la sede de la Filmoteca Española en Madrid, el Cine Doré, donde podrá verse, también íntegro, a lo largo de los meses de septiembre, octubre y noviembre.

Acompañando al ciclo se publicará un libro consagrado a su trabajo como director en edición bilingüe (castellano e inglés) y en el que participan expertos de cine de México, España, Estados Unidos y Gran Bretaña. Coordinador por Ana Cristina Iriarte y Quim Casas, en el escriben destacadas figuras como Héctor Orozco, Carlos Bonfil, Marina Díaz López, Dolores Tierney o Casimiro Torreiro, entre otros. Tanto la configuración del ciclo como la edición del libro no podían haber sido posibles sin la generosa colaboración de dos instituciones como la Cineteca de México y la Filmoteca UNAM que han facilitado, no solo buena parte de las copias que se proyectarán, sino también el abundante material gráfico que ilustra el volumen publicado. La presentación de ambos se llevará a cabo durante el Festival de Cine Internacional de San Sebastián y contará con la presencia del hijo del realizador, de igual nombre, Roberto Gavaldón Arbibe y de Paula Astorga, figura clave para la recuperación de su figura durante sus años al frente de la Cineteca (2010-2013), además de los coordinadores del libro y de responsables tanto del festival como del ICAA.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*