Opinión

A la búsqueda de un marxista auténtico

Texto escrito por Arnoldo Liberman Stilman De Entre Ríos. Ensayista, Psicoanalista y Musicólogo.

Texto escrito por Arnoldo Liberman Stilman De Entre Ríos. Ensayista, Psicoanalista y Musicólogo.

No hace mucho tiempo que cumplí ochenta años, es decir que —como diría Groucho Marx— soy tan viejo que recuerdo a Marlene Dietrich antes de que fuera virgen: debo reconocer que nací a una edad muy temprana y un amigo me dijo —recordando justamente a Groucho— “como sigas cumpliendo años te vas a morir”.

No fue casual recordar a ese genio porque yo ando en la gestación de un libro sobre Franz Kafka que se titula A tientas, hermano Kafka y me encontré con un pensamiento del autor de El proceso —de su libro Cuadernos en octavo— que dice así: “Escribo de forma distinta a la que hablo, hablo de forma distinta a la que pienso, pienso de forma distinta a la que debo pensar, y así sucesivamente hasta la más profunda oscuridad”.

Inmediatamente me dije: este pensamiento no puede ser de Kafka, es de Groucho Marx: tiene su mismo ritmo, su mismas inflexiones, su misma estructura de pensamiento, su mismo sarcasmo. Asombrosamente era de Kafka pero su parentesco con el humor de Groucho era evidente —“Humor es posiblemente una palabra; la uso constantemente y estoy loco por ella. Algún día averiguaré su significado”, dijo Groucho—.

Es que humor es un término difícil de definir y de abordar por su propia naturaleza. Esencialmente surge del pueblo con carácter de crítica, con sed de cambio, con anhelo de denuncia de injusticias, y por todo ello es corrosivo y cáustico con la sociedad que lo engendra. Cuando es auténtico, es esencialmente subversivo o, por lo menos, como divergencia con respecto al sistema de valores vigentes en un determinado grupo social. (…)

Texto escrito por Arnoldo Liberman Stilman De Entre Ríos. Ensayista, Psicoanalista y Musicólogo.

Si quiere leer el texto completo puede hacerlo en nuestra Hemeroteca,
suscribiéndose a CineArte y recibirá la revista impresa en su casa cuatro veces al año.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*